Bakasana o Postura de la grulla

En yoga se conoce a bakasana o postura de la grulla como una postura avanzada bastante difícil de hacer pero muy gratificante cuando se consigue.

Esta asana es una postura de equilibrio con las manos, la cual exige de mucha fuerza en los brazos y, especialmente, en las muñecas.

Normalmente, esta asana se practica progresivamente, levantando primero solo una pierna, después la otra, y finalmente, las dos. No te preocupes si no te sale, a base de intentos y práctica se puede llegar a conseguir.

bakasana

Origen y significado de bakasana

El significado en castellano de bakasana es “postura de la grulla”, debido a la traducción literal:

  • Baka: Grulla
  • Asana: Postura

Cómo hacer la postura de la grulla

La postura de la grulla es una asana de nivel avanzado, por lo que no te desanimes si no te sale a la primera, es completamente normal. En cuanto hagas esta asana una pocas veces te saldrá sola.

  1. Colócate en tadasana o postura de la montaña. (Hay gente que empieza en este paso o directamente en el 2
  2. Flexiona las rodillas y colócate en malasana, con los pies separados y las rodillas más anchas que tus caderas.
  3. Apoya las manos en el suelo, con la palma y los dedos completamente estirados, la mirada hacia el frente y los brazos completamente estirados.
  4. Ahora, toca con las rodillas los tríceps.
  5. Inclínate hacia adelante, con la cadera arriba y la cabeza hacia abajo.
  6. Apoya cada vez más peso en los brazos hasta que los pies se eleven de la esterilla. *Antes de elevar los pies llena los pulmones de aire*
  7. Mira al frente y mantén la postura entre 10 y 30 segundos. Al principio es normal que aguantes 2 segundos, poco a poco irás aguantando más.
  8. Para salir de bakasana vacía los pulmones, apoya un pie en la esterilla y luego el otro.
  9. Vuelve a la posición de cuclillas.

Si te sirve de ayuda, por aquí te dejo un vídeo de la postura de la grulla.

Beneficios bakasana

Como todas las asanas, practicar bakasana nos otorgará numerosos beneficios que tal vez quieras saber.

  • Fortalece los brazos: Al soportar todo el peso de tu cuerpo en los brazos, fortalece tanto su musculatura como sus articulaciones (muñecas, codos y hombros).
  • Fortalece la zona pectoral, lo notarás, hazme caso.
  • Fortalece el interior de muslos, abdominales y sacro.
  • Estira y fortalece los músculos de la espalda (los dorsales, deltoides y trapecio), lo que mejora la posición de la columna vertebral, y en consecuencia, tu higiene postural.
  • Merjora la capacidad pulmonar.
  • Tonifica los músculos del cuello.

Precauciones y contradicciones

Sí, es una postura que, si se realiza bien, es de las que más se notan sus beneficios. Pero tienes que tener cuidado si padeces algo de esto, ya que puedes lesionarte:

  • Si te duele, por muy poco que sea, las muñecas, el codo o el hombro.
  • Si padeces el síndrome del túnel carpiano.
  • Si estás embarazada. Probablemente, haya mejores posturas que puedas practicar.

Otras recomendaciones que debes tener en cuenta cuando vayas a hacer esta postura:

  • Calienta muy bien muñecas, codos y hombros
  • Asegúrate que tienes bien alineadas las muñecas antes de comenzar, ya que luego es muy difícil rectificar.
  • Intenta realizar esta asana en una esterilla de yoga gruesa, para no notar tanto el impacto del suelo en tus brazos.
  • Si lo necesitas, ponte con una pareja que te ayude y te haga sentir segura y poco a poco, vez dejándola.

Variantes

Parsva bakasana

Parsva bakasana

La Parsva bakasana o postura de la grulla de lado es muy parecida a bakasana. La diferencia es que, en esta postura, la posición de las piernas cambian. Las rodillas se colocan al lateral del cuerpo.

Kakasana

kakasana

La mayoría de gente se refiere a kakasana y bakasana como si fueran la misma postura, y es que a primera vista son iguales, pero, ¿en qué cambian?

Kakasana se realiza con los brazos flexionado, es decir, con los antebrazos en vertical.

¿Te ha gustado esta postura? Tal vez te guste esto: