Balasana, Postura del Niño

La postura del niño o balasana es una de las posturas más famosas en el mundo del yoga, y es que, si quieres descargar tu espalda y descansar, esta postura es perfecta. Una postura sencilla y con numerosos beneficios, y además, de mis favoritas ¿te interesa? Sigue leyendo

balasana

Origen y significado de Balasana

La postura balasana proviene del sánscrito, como todas las asanas. “bala” significa niño, infantil y asana postura, postura del niño en castellano.

La postura del niño es una postura de descanso y de humildad, la cual te permite descansar de manera conscientes cuando sientes que tu práctica está siendo demasiado dura o intensa.

Cómo hacer la postura del niño paso a paso

  1. Empezamos sentados sobre nuestros talones.
  2. Ahora exhala y extiende tu columna hacia delante, llevando la frente hacia el suelo y extendiendo los brazos hacia atrás

Esta postura se puede hacer siempre que quieras. Yo la suelo hacer tanto a mitad de mi clase como al final para relajarme. Además, me suelo quedar entre 5 y 10 respiraciones.

Variante

Otra variante de esta asana es la postura del niño extendida.

En esta variante se debes abrir las piernas a la anchura que te resulte más cómoda. Realizamos la postura y una vez abajo extiende los brazos. Para salir, inhalas y camina con los brazos hacia atrás hasta llegar a la postura inicial; relaja los hombros y continúa con tu práctica.

postura del niño

Beneficios

En líneas generales, los beneficios de esta postura se podrían reducir a estos:

  • Estira muslos, rodillas, caderas y tobillos
  • Relaja la columna vertebral, hombros y cuello
  • Alivia dolores de cabeza, espalda y cudllo
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Relaja la mente y el sistema nervioso central reduciendo la fatiga, el estrés y la tensión
  • Además, si realizamos esta postura con los brazos estirados hacia delante, estiramos los hombros

Aunque los beneficios de balasana sean casi innumerables, estos son los más imporantes.

Precauciones y contradicciones

Si padeces de lesiones o problemas de rodilla, problemas de tobillo, diarrea o preión arterial alta, toma precauciones o consúltalo con tu médico. Y si estás embarazada, te recomiendo que abras más las piernas para no dañar al feto, o, si puedes, haz la postura bajo la supervisión de tu profe.

¿Te ha gustado esta asana? Échale un vistazo a estas otras: