Eka pada rajakapotasana o Postura de la paloma

La postura de la paloma o Eka pada rajakapotasana es una postura de flexión posterior que puede ser tanto de nivel avanzado, ya que se puede realizar una extensión y apertura de cadera que requiere bastante flexibilidad y técnica, como de nivel medio bajo (sin doblar la pierna hacia tu nuca).

Eka pada rajakapotasana

Origen y significado de Eka pada rajakapotasana

  • Eka: uno
  • Pada: último pie o pierna
  • Raja: rey, real
  • Kapota: paloma

La traducción literal al castellano sería algo así como Postura de la Paloma Rey a una pierna, y se llama así porque, al realizar la postura, sacamos el pecho como una paloma. Y lo de “a una pierna” es porque en la postura, nos agarramos el pie a la nuca, quedando apoyada tan solo una pierna.

Cómo hacer la postura de la paloma

La ejecución técnica paso a paso de Eka Pada Rajakapotasana sería tal que así:

  1. Empezamos haciendo Adho Mukha Svanasana o postura del perro boca abajo.
  2. Inhalamos y estiramos la pierna derecha hacia arriba, y después llevamos la rodilla (de esta pierna) hacia adelante, más o menos detrás de la muñeca derecha.
  3. Erguimos nuestra espalda y cuello, estiramos bien la pierna de atrás y llevamos nuestro pie de alante hacia nuestro puvis.
  4. Inhala, y al exhalar camina con tus manos hacia adelante llevando la frente al suelo.
  5. Para salir eleva tu cabeza y camina de nuevo con las manos hacia atrás.
postura de la paloma

Si te has quedado con ganas de más, una vez que estés en la postura puedes elevar el pie de atrás hacia tu espalda, quedando tu rodilla en un ángulo de 90 grados. Después, agarras el pie y deja caer el cuello levemente hacia atrás.

Si lo necesitas, por aquí te dejo un vídeo donde aprender a hacer Eka pada rajakapotasana de forma fácil y sencilla.

Eka pada rajakapotasana beneficios

Ya es un clásico describir los beneficios de todas las posturas de yoga, y la postura de la paloma no es menos. Sus beneficios son:

  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Estira músculos como el psoas, abdominales, pectorales, hombros y cuello.
  • Nos ayuda a abrir el pecho y los hombros, lo cual después nos ayuda a no andar encorvado y mantener la columna vertebral recta.
  • Fortalece la espalda.
  • Oxigena el cuerpo y mejora la capacidad respiratoria.

Precauciones y contradicciones

Si sufres de dolores o lesiones en rodillas, tobillos o espalda, procura no hacer esta asana. En caso contrario hazla siempre en supervisión de tu monitor.

¿Te gusta el yoga y quieres aprender todo acerca de las asanas? Pues no te pierdas estos artículos:

Deja un comentario