Salamba Sirsasana I

El Salamba Sirsasana, Shirshasana o sirsasana es una postura en la que se ven implicada todas las partes del cuerpo, por eso de considera una de las más completa en el mundo del yoga. Es una postura invertida y de dificultad alta, por lo que no te desanimes si no te sale a la primera. Si quieres aprender a realizarla y poder recibir los infinitos beneficios que nos otorga, sigue leyendo.

Origen y significado

La palabra salamba sirsasana en castellano significa ‘postura apoyada sobre la cabeza’. “Salamba” significa apoyado, “Sirsa” significa cabeza y “asana” que significa postura.
El nombre “sirsasana” es bastante reciente, pero la postura data del siglo XI, llamándose esta postura duryodhanāsana o kapālīkarana por aquel entonces. En el siglo XV pasó a llamarse Viparita Karani y fue evolucionando hasta día de hoy.

Cómo hacerlo

Empezamos la postura con las piernas separadas, formando un triángulo con tu cuerpo y las manos en el suelo, apoya la coronilla y las palmas a la anchura de los hombros en la esterilla. Sube las rodillas hasta el pecho inhalando, después, empuja las manos contra el suelo y estira las piernas hacia arriba.

Beneficios

  • Mejora la circulación sanguínea
  • Mejora la concentración, memoria y procesamiento de la información
  • Además de ejercitar la mayoría de la musculatura del cuerpo

Precauciones y contradicciones

Al ser una postura con una dificultad tan elevada, se desaconseja la práctica a principiantes debido al alto riesgo de lesión. Además, se desaconseja la practica de esta asana si padeces:

  • Presión arterial alta
  • Palpitaciones del corazón
  • glaucoma
  • Hernia de hiato
  • O durante la menstruación

Variantes

Esta postura puede hacerse de dos formas, una con los brazos formando un ángulo de 90° y la otra con las manos entrelazadas detrás de la cabeza

¿Te gustan las posturas como estas? Mira este post: