Saludo a la luna – Chandra Namaskar

Los días de Luna nueva y Luna llena, los practicantes de Asthanga, no deberían practicar yoga porque las energías son muy fuertes durante estos momentos del ciclo lunar, por lo que cualquier lesión que se hiciera en estos días llevaría mucho tiempo curarse, nos explica Pattabhi Jois.

Nuestro cuerpo está formado por un 70% de agua, con lo cual así como la luna gobierna las mareas también nos rige a nosotros.

En luna llena, las mareas suben, generando movimientos energéticos en nuestros cuerpos, una mayor lubricación de los ligamentos y músculos, por ello aporta mayor flexibilidad y más posibilidad de lesionarse. Nuestra mente está muy activa y dispersa y el enfoque es más en nuestro cuerpo.

En luna nueva, las mareas bajan, la energía se tranquiliza, se secan las ariculaciones y ligamentos, se reduce la flexibilidad del cuerpo y esta el cuerpo se siente agotado. Es un periodo de calma mental, siendo un buen momento para concretar y solucionar dudas.

La Luna representa nuestro lado femenino, más sensitivo y sutil, la mente subconsciente, el mundo interior, la intuición y percepción extrasensorial. La clave para equilibrar nuestro interior y nuestra vida, está en fluir con el entorno en lugar de luchar contra él o intentar modificarlo.

Los practicantes de Ashtanga nos vamos sintonizando con los ciclos naturales de la tierra y el universo. Reconociendo y honrando los ritmos de la naturaleza  al poner nuestra atención en las fases de la luna, permitiendo así vivir en armonía.

Podemos hacer practicas suaves, que nos armonicen y conecten con la naturaleza, como puede ser meditación, o alguna secuencia como Chandra Namaskar (Saludo a la Luna).

Qué es Chandra Namaskar y cuales son sus beneficios

Chandra Namaskar es una secuencia de asanas que se realizan con un orden determinado para con el objetivo de crear un flujo de movimiento relajante.

Nos aporta un efecto relajante, desarrollando intuición y paciencia, es de carácter Yin. Crea un enfoque en la apertura de la cadera y la flexión lateral, promoviendo el movimiento fluido y las transiciones suaves.

Su práctica es provechosa en los días en que nos encontramos con baja energía, o cuando pasamos por alguna situación que nos genera estrés y ansiedad.

Saludar a la Luna en la práctica de yoga, tiene un efecto regenerador, calmante y apaciguador en cuerpo y mente.

  • En los días que te sientas agitado, estresado, molesto, actúa como calmante.
  • Durante la práctica, el cuerpo permanece tranquilo, liberando tensiones.
  • Tiene efecto relajante en el cuerpo y en la mente.
  • A través de las respiraciones profundas y largas, te conectan con el momento presente.
  • Activan nuestro lado izquierdo del cerebro y despierta la creatividad.
  • Reduce el insomnio, es estrés y la somnolencia excesiva. Elimina el letargo.
  • Gracias a las respiraciones profundas, incrementa el nivel de oxígeno en el cuerpo, lo que eleva los niveles de energía.
  • Mejora la circulación sanguínea, y ayuda a disminuir el riesgo de varices o presión arterial.
  • Aumenta la fuerza y flexibilidad, al trabajar los estiramientos, articulaciones… Fortalece hombros, brazos, piernas y espalda.

Saludo a la luna paso a paso

saludo a la luna

  1. Hasta Uttanasana – Inhala y eleva los brazos por enciama de la cabeza.
  2. Chandrasana – Exhala e iclinate a la derecha (postura de la luna), inhala y vuelve a Hasta Uttanasana.
  3. Utkata Konasana –al exhalar da un paso grande a la derecha, doblando las rodillas y los brazos en paralelo al suelo, en la postura de la diosa.
  4. Utthita Tadasana – Inhala estirando las piernas y los brazos en la postura de la estrella.
  5. Trikonasana – Gira el pie derecho 90 grados, exhalando lleva el brazo derecho hasta la pierna para hacer la postura del triángulo, tu mano izquierda hacia el techo y mira arriba.
  6. Parsvottanasana – Inhala y gira el torso hacia la pierna derecha para la postura de la pirámide, exhala y baja el pecho hacia la pierna.
  7. Banarasana – Dobla la rodilla derecha y apoya las manos en el suelo para entrar en la postura del corredor, la rodilla y el empeine de la pierna izquierda queda apoyada en el suelo, inhala y mira al frente.
  8. Ardha Malasana – Gira ahora el cuerpo al frente exhalando, deja la pierna derecha doblada para entrar en la postura de media guirnalda, puedes apoyar ambas manos en el suelo o si prefieres lleva las manos en namaskar.
  9. Malasana – Inhala flexiona ambas rodillas hasta colocarte en cuclillas, con la espalda recta,  los pies girados ligeramente hacia fuera. Las manos en namsakar (oración) en el pecho y con los codos presionamos las rodillas suavemente para que abran. Hacemos varias respiraciones.
  10. Ardha Malasana – Exhala y estira la pierna derecha, quedando la izquierda doblada para entrar de media guirnalda.
  11. Banarasana – Inhala, gira ahora el cuerpo hacia la pierna izquierda y apoya las manos en el suelo para entrar en la postura del corredor.
  12. Parsvottanasana – Exhala, estira la pierna y sube a la postura de la pirámide, inhala.
  13. Trikonasana – Exhala llevando el brazo izquierdo a la pierna izquierda, eleva el brazo derecho al cielo, postura del triángulo.
  14. Utthita Tadasana – Inhala sube el tronco, estira las piernas y los brazos paralelos al suelo en la posición de la estrella.
  15. Utkata Konasana – Exhala, dobla las rodillas, lleva las manos al pecho en namaskar, apoyando los codos ligeramente en las rodillas para la postura de la diosa.
  16. Chandrasana – Inhalando estira las piernas dando un paso hacia tu derecha y juntalas, estira los brazos al cielo, exhalando inclínate hacia la izquierda para hacer la postura de la luna.
  17. Hasta Uttanasana– Inhala y vuelve al centro a la postura de los brazos elevados, exhala lleva las manos en namasakar (al corazón).

 La Luna muestra que las cosas más bellas no necesitan llamar la atención

 

Si quieres leer más sobre asanas como estas:

Deja un comentario