El masaje infantil

El masaje infantil se ha convertido en una técnica más, como puede ser el yoga, el Reiki, masaje metamórfico…

Viene de la india, es un legado que pasa de madres a hijas, fue importado aquí por un pediatra francés, Frederick Levoyer  que plasmó  fotografías de mujeres hindús en un libro que se llama Shantala. Y por Vimala Snheider, que en un viaje a la india, trabajó como voluntaria en un orfanato y fue ahí donde conoció el masaje que le hacían las cuidadoras a los bebes. Luego se lo hicieron a ella en una época que enfermó, y las manos de aquellas mujeres la salvaron. Fue ahí donde pensó que esto lo tenía que saber más gente y fundó  la Asociación Internacional de Masaje Infantil en Estados Unidos (IAIM).

Vimala era profesora de yoga y reflexóloga, y añadió algunas técnicas nuevas.  Escribió el libro “masaje infantil guía práctica para padres y madres”, un libro muy completo que recomiendo.

Michel Odent.-  Obstetra Francés. Defensor del parto natural. Comenzó su carrera como cirujano, y en el año 1962. Cuando el parto se complicaba, los citujanos le practicaban la cesárea . Fue entonces cuando decidió investigar sobre la importancia de un buen entorno, un buen trato, el estado de la madre a la hora de dar a luz. También cree que la situación emocional de la madre embarazada es determinante en el futuro físico y psiquico del individuo. Señala la reacción del parto y los momentos posteriores, llegando a la conclusión de las posibles actitudes violentas , la criminalidad juvenil , el autismo o los comportamientos típicamente autodestructivos como el suicidio juvenil, las adicciones, la anorexia , etc., derivadas de las alteraciones en la inyecta interna de oxitocina en los partos.

  En la década de los 80, con la inserción de la mujer al mundo laboral,  se fomentó el método conductista de dejar llorar al bebe “para que no se malcríe”

Para mí, la importancia del masaje, sobre todo es establecer un vínculo  con los padres, estimular al bebe. Cuando tocamos con conciencia, desde el corazón, queriendo amar, dar, conseguimos estimular a  nivel fisiológico

¿QUE  BENEFICIOS NOS APORTA EL MASAJE INFANTIL?

  • Digestivo: Alivia cólicos y estreñimiento. Regula el funcionamiento gastro-intestinal.
  • Nervioso: Favorece el proceso de mielinización.
  • Hormonal: Ayuda al bebé a relajarse reduciendo el nivel de hormonas que participan en el estrés, producido al encontrarse diariamente con cosas nuevas; y, favorece la liberación de endorfinas, responsables del bienestar.
  • Inmune: Activa las defensas y aumenta la resistencia a las infecciones.
  • Respiratorio: Estimula la función del sistema respiratorio.
  • Circulatorio: Favorece la circulación sanguínea.
  • Linfático: Ayuda a drenar el sistema linfático suavemente.
  • Músculo esquelético: Efecto relajante y tonificante de la musculatura. Favorece el fortalecimiento óseo y el desarrollo de la coordinación.
  • Normaliza los trastornos del sueño.
  • Aumenta la conciencia de las partes del cuerpo, a través de la aportación táctil y propioceptiva.
  • Reduce la hipersensibilidad al tacto.
  • Intensifica la comunicación afectiva y la vinculación entre bebé y las personas de su entorno, facilitando la comunicación verbal y no verbal.
  • Ayuda a crear y nutrir los lazos entre madre/padre/bebé, tan importantes en la relación y comunicación entre ellos.
  • Mejora la habilidad de los padres en el manejo e interpretación de los hijos.
  • Ayuda a aumentar la seguridad y confianza del bebé, la mama y el bebe empiezan a comunicarse y a conectarse.  Hacen un intercambio y se van auto relajando. Si la mamá está dando de mamar, eso hace que la leche sea más productiva, y aumente la etapa de amamantamiento. Y en el bebé sobretodo hace que esté en el estado que le toca, un estado de relajación, de paz de bienestar y que el sistema inmunitario se forme más completo.

 Lo importante es que el bebe esté cuidado, sienta seguridad y sienta que sus padres le quieren, esto hace que su cuerpo crezca sano, ya sea a través del tacto, de masaje, reflexología podal, método canguro…

Hablemos sobre El METODO CANGURO. Este método está inspirado en prácticas observadas en muchas zonas de África y de América Latina, fue implantado en el Instituto Materno Infantil de Bogotá (1978), como respuesta a la falta de incubadoras en el servicio de neonatología; dicha carencia obligaba a colocar a más de un bebé en cada incubadora, con el riesgo de transmisión de infecciones. Otra de sus finalidades era reducir el abandono de muchos niños prematuros debido a la separación entre madre e hijo.

 Este método consiste en colocar a los bebés desnudos sobre el pecho desnudo de sus madres y favorecer el contacto piel a piel,  tiene múltiples beneficios: El contacto piel con piel,  es vital para el pequeño. Le proporciona seguridad, tranquilidad y favorece el vínculo emocional del niño con su madre/padre, regula mejor el estrés, mejor regulación de la temperatura corporal. Obtiene buen nivel de oxígeno, estabiliza la frecuencia respiratoria y cardíaca

·LA ANTROPOLOGA Jean Liedloff convivió, durante los años setenta, con una comunidad de Venezuela (la tribu de los YeKuana) y pudo observar una crianza de contacto continuo.

Hoy en día todo llevamos a nuestros hijos en cochecito, duermen en su cuna, lloran sin obtener el consuelo que reclaman… Padres e hijos nos separamos muy pronto, erróneamente convencidos de que estamos favoreciendo la independencia de los niños y nuestro bienestar.

Hay un libro muy conocido que enseña a las parejas el sistema conductista para dormirlos. Les explica que después de cinco minutos de atender al niño, deben salir de la habitación. En la segunda ocasión deben separarse de él diez minutos, en la tercera, veinte minutos… Al cabo de unas noches, el niño aprendió él mismo a consolarse

Claro que funciona, ¡porque el niño ya no llora!, pero cultiva la desesperanza. No hace falta esperar al futuro para hallar las consecuencias, las podemos observar en el presente. Si el niño ve que su lloro no funciona, que no le sirve de nada, pierde la esperanza. ¿Eso es lo que queremos para nuestros hijos? Si sufre, ¿no nos importa?

Nuestra sociedad tiende a creer que un niño que no llora es un niño bueno, que un niño que no reclama atención constante es un niño que se porta bien. Un niño debería sentirse bienvenido y valorado. Entre nosotros, no hay casi nadie que se sienta así.
Desde bien pequeños nos cuentan que no debemos obedecer nuestros impulsos primarios: debemos hacer caso al doctor, al profesor, a la madre, etc. Siempre tenemos la referencia del adulto, y aprendemos a desconfiar de nuestros sentimientos si estos no coinciden con lo que este adulto nos marca. De mayores, aparcamos nuestro conocimiento instintivo, la voz interior que nos quiere alertar, y nos ponemos en manos de expertos que dicen saber cómo debemos cuidar a un bebé. Todo el mundo sabe, sin necesidad de un diccionario, que cuando un niño llora no es feliz, que está pidiendo algo. El primer experto es el bebé, que sabe lo que pide; el segundo experto se halla en el interior de cada madre y cada padre. Así aprendemos a desconfiar de nuestros instintos y sentimientos.

 Los indios Yekuan no se pelean, ni los adultos, ni los niños. A veces se emborrachan y lo que ocurre es que ríen mucho; en su sociedad tiene mucho valor quien más ríe. No llevan la furia dentro de sí, y quizá por eso no tienen tensiones musculares, ni otros de nuestros males sociales. La delincuencia y la criminalidad son problemas propios de nuestra sociedad. Las personas que cometen actos violentos contra otras personas son generalmente las que se sintieron poco bienvenidas, poco acogidas, son hombres y mujeres que creen que no son buenos, posiblemente porque, al principio, no se sintieron suficientemente acogidos por sus padres.

Tratar a los niños y las niñas de manera que se sientan bienvenidos y valorados. El ideal sería poder sentir: “Soy quien debo ser, estoy en el lugar correcto, soy respetable y respetado. Cuando alguien me conoce confío en que voy a gustarle y que seré valorado, que no me rechazarán”. Y en cambio nos pasamos la vida actuando de tal manera que nos valoren…

Como si hubiésemos nacido en pecado… Esa es la idea cristiana: nacemos con el pecado original.

No deben ser el centro de atención. ¡Y no es lo que ellos quieren! Si tú eres la madre, no puedes estar pidiendo continuamente al bebé qué quiere hacer o qué quiere que haga mamá. Eso equivale a no comprender para nada el concepto del continuum. Más bien es Yo hago lo que hago y tu eres como un pasajero, que mira y aprende lo que hacen los adultos de esta cultura, de esta raza. El pequeño tiene un sentido natural de la jerarquía, entiende que los niños mayores saben más que él y los sigue para aprender qué hacer. Al principio participa de la vida de los adultos de forma pasiva, pero no como protagonista central y único. Durante miles de años, la persona que atendía el bebé lo hacía a la vez que otras cosas, normalmente trabajando en el campo con el niño encima, pero sin estar permanentemente pendiente de él.

El concepto del Continuum explica que, para conseguir un desarrollo físico, mental y emocional óptimo, los seres humanos –en especial las criaturas- necesitan vivir el tipo de experiencias a las que nuestra especie se adaptó durante el largo proceso de nuestra evolución.

* Contacto físico constante con la madre (u otro familiar o persona que le cuide) desde el nacimiento.

* Dormir en la cama de los padres, en contacto físico constante, hasta que se vaya por decisión propia (a menudo alrededor de los dos años).

* Lactancia materna a demanda.

* Permanecer constantemente en brazos o en contacto con el cuerpo de otra persona (normalmente la madre), situación que le permite observar el entorno mientras la persona que lo carga hace su trabajo, hasta que el niño empiece a moverse y gatear por su propio impulso (normalmente entre los seis y los ocho meses).

* Las personas que lo cuidan deben responder inmediatamente a sus señales, sin juzgar ni invalidar el lloro o la demanda del niño, pero sin convertirlo en el centro de atención constante.

* Hacer que el bebé sienta que cumple las expectativas de los adultos y que es bienvenido y digno.

LO QUE HACEMOS EN LAS CLASES

Es lógico que estemos en una época diferente, pero hay muchas cosas que podemos hacer para que ese vínculo no se pierda. Lo importante es dedicar un tiempo, 5 o 10 mints, pero que sea presente, escuchando, mirando, observando….  Hablarle o no hablarle, no siempre hay que hablar. Es muy bonito hacer un masaje en silencio con tu bebe, ver que te dice con su mirada, con sus gestos, con sus risas, con su llanto… y es ahí en ese momento cuando se abre es manual de instrucciones y puedes interpretar que es lo que está diciendo. Esta es la DANZA del amor, que sucede en ese momento. Y en los cursos sucede aunque haya más madres, llega un momento en que cada una entra en esa burbuja madre-hijo. 

Esa es la magia, disfrutar de cada sonrisa, cada mirada, de cada caricia…

En las clases hablamos de las técnicas, de la crianza, los miedos de las madres, sus angustias, amamantamiento, Colecho….muchas cosas que desconocen… Hablan entre ellas, las madres que ya tienen más hijos dan su experiencia..

También hablamos de cómo adaptar el masaje en las distintas etapas del crecimiento, porque el masaje es para toda la vida, para siempre, de hecho, cuando son mayores y se sienten mal, ellos mismo te piden ese tiempo  para encontrar ese espacio de seguridad que habéis cultivado desde pequeño, se relajan y puede contar lo que le ocurre.  Es una vía muy buena, porque saben que es el momento que se les escucha y están presentes, sin móvil, sin preocupaciones… puede ser que les dé por llorar, por reír…. Esto es un tesoro, que deberíamos cultivar para que ellos puedan expresarse.

A mí me ha pasado, que cuando mi hijo ha salido del colegio, le he preguntado qué tal, como te ha ido? a los 5 segundos de empezar contarme lo que le había ocurrido, me daba cuenta que no le estaba prestando atención, que mi mente estaba en lo que tenía que hacer después, donde tenía que ir… (Esto, energéticamente ellos lo notan)

Si tú como adulto no haces el trabajo de buscar, ¿qué me está pasando que yo no puedo comunicarme con mi hijo? (porque siempre vemos los problemas en el otro) si no haces el proceso de qué es lo que está pasando, te pierdes el proceso, y se convierte en un problema, el masaje crea el espacio para que el niño cuando realmente lo sienta se exprese, y desde que nace hasta la edad que tenga.

 Es muy bueno cuando entran en la guarde o el cole,  porque llegas y después de todo el día empiezas a tocar, puede ser solo los pies, solo la cabeza… puede ser hasta con el pijama puesto, y es vuestro momento, es cuando empieza a expresarse, como se siente, que le pasa…es mágico. 

La primera etapa del bebe de 0 a 1 año, es más fácil (sobre todo si no tienes más hijos porque dedicas mucho tiempo a  tu bebe)

Cuando vayáis a dar masaje a vuestro  bebe, cerrad las puertas del mundo, dejad fuera los móviles, la cena, los problemas… Música, luz tenue, sala cálida…

Recomiendo música de piano, o algún instrumento suave. A la vez que el ambiente es el apropiado, le estamos enseñando la importancia no solo por su valor estético y belleza, sino a una estimulación temprana, lo cual,  añada un valor aún más amplio al masaje.

Lo que más insisto en los cursos, es que dediquemos al menos 5 o 10m al día para este momento de silencio o conexión. La técnica es buenísima, pero más allá de esto lo importante es que conozcáis a vuestro hijo, que él os conozca, que sepa que puede contar con vosotros.-     La importancia es que esto les llegue al corazón, porque esto es la base de la comunicación para siempre con tu hijo. En cada clase hablamos de todo esto, pero cuando el bebé es tan pequeño, pasa muy desapercibido  si no es que tienen una conciencia muy presente de decir es importante, esto lo van viendo con el tiempo, y a veces algunos siguen aunque no con tanta asiduidad, otros lo retoman con el tiempo. 

Cuando empiezan a gatear es diferente, es más un juego. Y cuando hay hermanos se puede hacer entre ellos, favoreciendo así el tema de celos.

A causa de las prisas, las tareas, las tecnologías… vamos dejando de lado este tiempo tan precioso.

Que necesitamos

Temario del curso:

*Teoría y práctica del masaje    *Relajación por el tacto    *Técnicas específicas para aliviar cólicos, gases, congestiones, estreñimiento, etc.…  *El niño y el llanto   *Adaptación del masaje a diferentes edades

Material que se dará:

*Mochila pequeña   *Manual básico del Masaje Infantil    *Aceite vegetal     *Cuenco para el aceite

Los niños son muy vulnerables a las sustancias que absorbe su piel, en esa época su cerebro y su sistema nervioso no están completamente desarrollados.  La mayoría de los pediatras aconsejan no usar aceite mineral porque reseca y obstruye los poros de la piel.

Qué debéis traer:

*Empapadores   *Pañales   *Ropa cómoda   *Y ¡muchas ganas!

Si nos tocaran con esa consciencia, con esa presencia, imaginaros como crecería la sociedad. Mi experiencia como madre practicante de yoga, me ha ayudado a ser más consciente en el aquí y ahora. Pero entiendo que cuando me inicié en el masaje, a veces buscaba excusas.

POR FAVOR, TÓCAME

Si soy tu bebé, Tócame

Necesito tanto que me toques.

No te limites a lavarme, cambiarme los pañales y alimentarme.

Méceme junto a tu cuerpo, besa mi carita y acaricia mi cuerpo.

Tu caricia relajante y suave expresa seguridad y amor.

Si soy tu hijo/a, Tócame.

Aunque yo me resista y te aleje,

Persiste, encuentra la manera de satisfacer mis necesidades.

El abrazo que me das por las noches, ilumina mis sueños.

El modo en que me tocas durante el día, me dice cómo sientes.

Si soy tu adolescente, Tócame.

No creas que, por ser casi adulto no necesito sentir que aún me cuidas.

Necesito tus abrazos cariñosos y tu voz llena de ternura.

Cuando el camino se vuelve difícil, el niño que hay en mí te necesita.

Si soy tu amigo, Tócame.

No hay nada que me comunique mejor tu cariño que un abrazo tierno.

Una caricia curativa cuando estoy deprimido, me asegura que me quieres, y me

Informa que no estoy solo.

Tu contacto podría ser el único que logre.

Si soy tu compañero sexual, Tócame.

Podrías creer que basta la pasión,

Pero solo tus brazos alejan mis temores.

Necesito tu toque de ternura que me da fe, y me recuerda que soy amado porque

Soy como soy.

Si soy tu hijo adulto, Tócame.

Aunque tenga mi propia familia para tocar, aún necesito que me abracen mamá y

Papá cuando me siento triste.

Como padre yo mismo, mi visión ha cambiado y los valoro aún más.

Si soy tu padre anciano, Tócame.

Como me acariciaban cuando era pequeño.

Coge mi mano, siéntate cerca de mí, dame tu fuerza,

Y calienta mi cuerpo cansado con tu proximidad.

Mi piel está arrugada, pero goza cuando es acariciada.

No tengas temor. Sólo tócame.

Phyllis K.Davis

Deja un comentario